¡Dos días!, ¡Os dejo solos dos días y mirar con que me encuentro!

Si, era ella justo a nuestro lado, quieta, con una pierna medio flexionada y dando pequeñitos golpes en el suelo con el pie y las manos en la cintura, cabeza un poco de lado y una enorme mueca en su cara, esperando una respuesta de…

Nosotros, dos tontos ruborizados al vernos pillados infraganti por nuestra mejor amiga a la que de momento no pensábamos decirle nada por miedo a que no lo tomara bien y habíamos pillado con Hugo muy pero que muy acaramelada, nosotros que apenas nos conocíamos unos cinco días y ahora no podíamos pasar ni un segundo separados pues nuestros cuerpos se atraían enormemente.

Nos miramos y solamente una cosa pudimos hacer, echar a reír, ella hizo lo mismo y se unió a nosotros para darnos un abrazo y felicitarnos.

Hugo llego unos instantes después pero como el nos acababa de conocer por lo visto había dado por hecho que éramos pareja.

Esa noche fuimos los cuatro a cenar a un restaurante que aunque era interior tenía todas las paredes cubiertas por plantas y un riachuelo en el centro lleno de hermosos peces, la luz era bastante tenue y el camarero sin tener que decirle nada nos busco una mesa bastante intima en un rinconcito del salón, la velada fue estupenda y de lo más divertida pues Hugo era un verdadero payaso y no paraba de decir tonterías continuamente, lo que más me gusto fue ver a mi amiga con ese brillo en su mirada y esa felicidad que se le escapaba de su menudo cuerpo.

Ya habíamos pasado al café cuando sentí esas inevitables ganas de ir al aseo, me levante de la mesa disculpándome con los demás, pregunte al camarero donde estaban los aseos y me fui para allá.

Nora segundos después debió de sentir la misma necesidad que yo y salió detrás de mí pero sin avisarme, los aseos estaban justo al otro lado del salón y tenía que cruzar y tenía que cruzar por delante de todas las demás mesas, fue entonces cuando me percate de su presencia…

Fije la mirada en una de las mesas que estaban a mi derecha cuando le vi, suavemente se limpio la boca con la servilleta y se puso de pie, estaba de e

él a una distancia de unas dos mesas, por instinto pare en seco y quede fija en el, sentía miedo, sentía como mis piernas flojeaban y a mi mente vino el recuerdo de aquel golpe en la cabeza que casi consigue que acabara conmigo, le di un rápido repaso observando que seguía llevando la misma ropa de color negro de siempre y que su cara seguía siendo tan pálida como el primer día que le vi, cosa que me extraño pues todos teníamos ya bastante bronceado el cuerpo y el rostro debido al clima y sus ojos seguían siendo tan penetrantes o más incluso que antes, me miraba mucho más fijamente que nunca y mucho más desafiante, de pronto alguien me coge por la cintura, no pude evitar soltar un grito a la vez que todo mi cuerpo pega un espasmo, en ese momento Nora que era la que me había cogido se percato de que algo pasaba, yo había vuelto la mirada hacia ella y mi rostro no tuvo que decir nada más a mi amiga ¡ Hugo! ¡Orlando! Grito Nora casi de inmediato, gire la vista de nuevo para no perderla de vista pero… ya no estaba allí, empecé a moverme por el restaurante rápidamente mirando hacía todos lados como loca buscándole para que no volviese a escapar, esta vez no tenía miedo, esta vez no estaba sola, esta vez me sentía protegida.

Orlando sabia como era su rostro pues yo le había mostrado los dibujos que pinte y acompañado por Hugo salieron a la calle y empezaron a andar bastante rápidos intentando averiguar por donde había huido mientras Nora preguntaba al camarero si le conocían o si por casualidad había pagado con tarjeta pues de este modo tendríamos sus datos, pero no tendríamos tanta suerte y no sabían quién era.

Los chicos llegaron negando con la cabeza, volvió a escapar. ! La primera vez que puedo ir yo a por él y escapa ¡

Eso estropeo la noche y Hugo muy atento en ese momento y sin saber lo que estaba ocurriendo pues era el único que no conocía la historia de mi perseguidor, comento que lo mejor sería volver al hotel, a lo cual lógicamente todos accedimos.

Cogimos un taxi para la vuelta, el silencio inundaba el trayecto y yo me sentía realmente mal pues de nuevo conseguía estropearlo todo con la presencia en la zona de esta persona, llegamos al hotel y Nora y Hugo en silencio se dirigen al ascensor que esta al fondo del pasillo, a la izquierda están las enormes cristaleras que dejan ver la piscina, hermosas luces de colores decoran la terraza y un barman prepara cócteles mientras que la gente baila al son de la música, detrás Orlando y yo seguimos a la pareja cuando una vez dentro del ascensor y la puerta empieza a cerrarse paro este metiendo un pie de por medio.

¡ No ¡ , grito mientras abro la puerta del ascensor, me giro y quedo de frente a ellos.

¡No estoy dispuesta a que una vez más ese sinvergüenza estropee nuestra velada ni nada de lo que estemos haciendo!, a Orlando le encanto mi respuesta y fue el primero en salir del ascensor para seguirme, rápidamente nos siguieron Nora y Hugo también y los cuatro salimos a la terraza y nos unimos a la fiesta.

Unas tres horas después ya no podíamos más, el baile, los cócteles y las risas habían agotado nuestros cuerpos y esta vez si nos fuimos de buen agrado hacía nuestros dormitorios.

Como era de esperar mi amiga y su acompañante se fueron derechos a un solo dormitorio mientras mi querido niño me acompañaba muy galantemente al mío, nuevamente en la puerta de mi habitación nos fundimos en un beso de esos que la respiración se hace innecesaria pues el respira de mí y yo respiro de él, nuevamente por un lado deseo muchísimo que pase y se quede conmigo pero por otro lado todavía me siento insegura, el enseguida se da cuenta de ello y sin pedir nada más dice:

¡Venga abre la puerta, que descanse amor! Y deposita un delicado beso en mis labios.

Abro la puerta de mi habitación y el aroma a azahar llega a mí dejándome sin aire desde ese instante.

La habitación de Orlando esta tan solo dos puertas mas allá y cuando esta abriéndola mira hacía la mía pues no ha sentido el ruido de la puerta al cerrar, cuando me ve allí, quieta, mirando a la oscuridad de dentro, sin apenas moverme, casi corriendo viene hacía mi y acogiéndome cálidamente entre sus brazos cierra la puerta de mi dormitorio y me lleva al suyo, una vez dentro no puedo evitar echar a llorar, el me abraza con fuerza mientras me intenta consolar con dulces palabras de aliento pues sabe que es normal que tenga esa reacción aunque no le he dicho que he sentido su presencia dentro, más bien ha debido pensar que me daba miedo estar sola, tumbada en la cama abrazada a él quede sumida en el sueño, tranquila y relajada pues estando con él no sentía miedo, estando con él me sentía completamente protegida.

El reflejo del sol en mis ojos me hace despertar y hay estaba él, justo delante de mí, con sus dulces ojos mirándome y una medio sonrisa de felicidad inundando su rostro, mientras que su mano acariciaba mi brazo constantemente.

¿Has descansado mi amor? Pregunta dulcemente.

Si mi vida, como no-conteste.

Nunca te voy a fallar mi vida y nunca, nunca voy a permitir que te hagan daño mi amor, siempre, siempre te voy a cuidar- me repitió una y otra vez.

Mientras, dos habitaciones más allá, un ramo de margaritas blancas y el aroma a azahar esperaban a que alguien girara la llave y entrara dentro…

1 comentarios:

gracias por seguir mi blog , estare entrando mas seguido . hasta pronto.

Publicar un comentario

Seguidores

About this blog

LA CAJA DE MIS SUEÑOS

Mi lista de blogs

  • GROSIR BAJU ANAK - Model : Kaos katun kecil Harga : Rp.7.500 Size : 1Tahun Bahan : Katun Gambar / Motif : Tergantung Stok Warna : Campur Min order : 3 pcs Cara Order / Peme...
    Hace 3 años
  • - Naturaleza caprichosa Se abrían paso en el bosque zarandeando las piernas y agitando los brazos en el aire al ritmo del canturreo de las aves. Alzaban junc...
    Hace 4 años
  • Integración en un cartel de cine - Ayer, me decidí, ha hacer una integración de una foto mía, en un cartel de cine, elegí el cartel de la película Flay Boys, una película que me encanto basa...
    Hace 7 años
  • Al final del tunel - Un túnel cerrado, un suelo falso que se deshace bajo tus pies, una sensación de penosa ingravidez que se apodera de tu corazón. Un paso adelante, otro paso...
    Hace 8 años