Lo siento ya les digo que no tengo más datos de él, estaba de espaldas a mí y salió corriendo en cuanto grite- escuchan mis oídos levemente, era la voz de Orlando hablando con alguien.

Espero que esto no quede así, espero que esta vez se muevan más rápido, se escucha a Nora bastante exaltada.

Mis ojos empiezan a abrirse lentamente, me molesta bastante la luz y ¡como me duele la cabeza! ¡Duele muchísimo!

¡Alice! Has despertado, que bueno dice Orlando mientras coge mi mano entre las suyas.

¡Alice! Repite Nora echándose encima de la cama ¿Cómo te encuentras?

Era absurdo preguntar dónde me encontraba pues estaba en una habitación de Hospital, intente sentarme en la cama pero no pude, la cabeza me daba vueltas.

Cuando mire a Orlando vino a mi mente esa última imagen antes de desmayarme, esa claridad era él, pues su ropa blanca deslumbraba en la noche.

¿Le han cogido? Pregunte.

Lo siento contesto Orlando

Salió corriendo cuando grite, solamente le pude ver de espaldas

Era él, -dije a Nora-

Ella quedo pálida ¡No puede ser¡ dijo con fuerte voz y dando vueltas por la habitación,

Pensamos que era un ladrón, nos dijeron que te habían robado.

Si, si y así fue pero yo corrí tras el chico y no le pude dar alcance, después fue cuando apareció él y la verdad no se ni con que me golpeo.

Bueno eso no importa, lo importante es que estas bien y no dejaremos que te pase nada más -dijo Orlando, el cual estaba bastante afectado-.

Unas horas después al fin me pude poner de pie sin marearme, hay cosas que tiene que hacer una por si sola y en la intimidad, fue entonces cuando me di cuenta de la brecha que llevaba en la cabeza, al menos me habían dado diez o doce puntos de sutura y tenía el pómulo izquierdo herido, supongo que del golpe contra la pared y que cara ¡Dios mio ! Estaba más pálida que un vampiro.

Mis amigos no se separaron de mí lo más mínimo, permanecieron fieles a mi lado todo el tiempo hasta que el médico me dio el alta, pretendía que pasara allí la noche por si estaba algo traumatizada pero Orlando hablo con el médico en privado y me dejaron marchar, no se que le dijo pero me gusto que le convenciera.

Ese era nuestro último día en Río pero Nora pensaba que yo no estaba en condiciones de volar, pensaba que necesitaba descansar, además estaba preocupada pues imagino que al robarme el bolso también me habrían robado la documentación y el pasaporte pero en eso si tuve suerte pues ninguna de las dos cosas las llevaba encima ya que pensé estarían mejor en la caja fuerte del hotel.

En lo referente a volar, ciertamente yo tampoco me veía en condiciones y Sao Paulo era una ciudad fea y con bastante delincuencia, Orlando por su parte seguiría en Río unos días más y se ofreció para cuidarme y enseñarme todo lo que me faltaba por ver.

El resto del día lo pasamos en la terraza del hotel, pues todos necesitábamos descansar, la verdad que se estaba muy bien, el sol no era excesivamente fuerte, la inmensa piscina estaba tan limpia que casi te quedabas durmiendo si mirabas sus aguas durante más de cinco minutos seguidos, ellos se pidieron unos cócteles que ciertamente tenían una pinta estupenda y yo lógicamente un zumo pues Orlando se encargo de que tomara unos calmantes para el dolor, parecía mi médico de cabecera no podía consumir alcohol.

Nunca le había preguntado a que se dedicaba y tampoco el a mi, tenia curiosidad pero me parecía una pregunta tan básica y vulgar que preferí quedarme con las ganas de saber.

Orlando quiso saber la historia de mi perseguidor, Nora me miro pensando que no le diría nada pues ella sabe lo reservada que soy pero al final le conté muy resumido todo lo acontecido estos últimos meses, Olando quedo muy sorprendido, también le sorprendió que yo estuviese tan bien, que no tuviese ningún trauma al respecto, en ese momento si guarde para mi las pesadillas sufridas en las últimas semanas y también agradecí que así lo hiciese también Nora.

El día ha amanecido radiante y ambos fuimos a acompañar a Nora al aeropuerto. Solo son dos días chicos enseguida nos juntamos de nuevo-nos dice mientras nos estruja entre sus brazos.

Era tan agradecida en cariño y mimos que era realmente imposible no adorarla, no me extrañaba nada el quererla tanto como la quería pues en tan poquito cuerpo guardaba mucho amor.

Después ambos nos fuimos a pasar la mañana a la playa, Orlando pensaba que el agua del mar era buena para mi cicatriz, aunque en cuanto salía del agua me tapaba la cabeza con un pañuelo fucsia de seda a juego con el bikini ya que el sol en Brasil pega muy fuerte y te quema con poco, después alquilamos una excursión en barco a una isla cercana, para comer en un restaurante típico de allí, el viaje en barco fue un poco aburrido la verdad, aunque Orlando siempre se esforzaba en sacarme una sonrisa, pero la isla era preciosa, llena por completo de vegetación y todo tipo de flores de vivos colores, estaba plagada de unos diminutos monos de lo más simpáticos y agradables, eso si feos, muy feos, el restaurante estaba dentro del corazón de la isla, al cual se llegaba por un pequeño sendero con grandes antorchas de madera clavadas a ambos lados, aunque lógicamente al ser de día estaban apagadas, el restaurante no era nada del otro mundo pero la comida estaba realmente buena, toda a base de pescado que los habitantes de la isla habían pescado esa misma mañana para los turistas, los niños correteaban a nuestro alrededor para ver si conseguían alguna moneda, Orlando les dio unas cuantas y se fueron de lo mas contento dirección a su casa, seguro que con esas monedas pasarían sus familias más de dos semanas sin penurias pues allí los sueldos son bajísimos.

La playa era espectacular y los dueños del restaurante muy simpáticos nos ofrecieron quedarnos a cenar pues por la noche hacen fiesta en la playa y encienden todas las antorchas, accedimos a quedarnos pues por la noche salía otro barco de vuelta, tenían razón, por la noche era hermoso todo lleno de hermosas llamas iluminando el lugar y guirnaldas cubriendo aquel precioso sitio, la música era suave y dulce para escuchar y Orlando…Orlando era realmente encantador, estaba todo el tiempo pendiente de mi y empezaba a tener un cierto brillo especial en su mirada.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

About this blog

LA CAJA DE MIS SUEÑOS

Mi lista de blogs

  • GROSIR BAJU ANAK - Model : Kaos katun kecil Harga : Rp.7.500 Size : 1Tahun Bahan : Katun Gambar / Motif : Tergantung Stok Warna : Campur Min order : 3 pcs Cara Order / Peme...
    Hace 2 años
  • - Naturaleza caprichosa Se abrían paso en el bosque zarandeando las piernas y agitando los brazos en el aire al ritmo del canturreo de las aves. Alzaban junc...
    Hace 4 años
  • Integración en un cartel de cine - Ayer, me decidí, ha hacer una integración de una foto mía, en un cartel de cine, elegí el cartel de la película Flay Boys, una película que me encanto basa...
    Hace 7 años
  • Al final del tunel - Un túnel cerrado, un suelo falso que se deshace bajo tus pies, una sensación de penosa ingravidez que se apodera de tu corazón. Un paso adelante, otro paso...
    Hace 7 años