• ¡Vamos Alice! ¿Quieres que perdamos el avión o qué?

    Ya voy, ya voy no me metas prisa, yo no estoy acostumbrada a viajar y me cuesta más preparar todo esto que a ti ¿Pero cómo me abre dejado engañar así por ti? ¡Que locura!

    ¡Venga por una vez en tu vida anímate y haz algo fuera de lo normal que eres de un soso hija!
    Ambas salen de casa riéndose, Alice esta mucho más calmada estos últimos días y eso se nota.
    Nora enseña el aeropuerto a su amiga ya que esta no lo ha visitado mucho que digamos y parece que no pero esperar dos horas para embarcar dan para mucho, toman unas cervezas en una cafetería, Alice compra un libro para el largo viaje mientras Nora unas tonterías para matar el hambre, le encantan los dulces y las gominolas, sin embargo esta delgada como un alfiler, dan un par de vueltas más y se dirigen a la puerta de embarque.

    Un Boeing 747-400 será el encargado de llevarlas a Brasil, a Salvador de Bahía concretamente, es un avión impresionante, al menos para nuestra amiga Alice, está compuesto por tres filas de asientos separadas entre si por dos pasillos, tres butacas a cada lado y cuatro al centro de ambos pasillos llenan los casi cincuenta y dos metros que mide la cabina del pasaje, a Alice le ha tocado en pasillo en la fila del lado izquierdo del avión, mientras que Nora a su lado conversa ya con un señor de unos sesenta y tantos años, lleva una boina bastante moderna para su edad para tapar lo que parece ser una gran quemadura producida en algún accidente, una chaqueta de lana color caqui y un pantalón de pana de un tono tostado, grandes gafas y una pipa de las que se utilizan para dejar de fumar, es increíble la rapidez con la que Nora entabla conversación con la gente, claro que siendo reportera en cierto modo era normal, siempre le encanto ser el centro de atención desde pequeñita y hablar con los mayores de temas que los demás ni tan siquiera entendíamos y así siguió año tras año hasta conseguir su sueño, ser reportera de una de las cadenas más importantes del país.

    A mi lado en las butacas centrales se sentaban en las dos butacas más lejanas una pareja de recién casados, era hermoso verles, dándose besos constantemente y con las manos entrelazadas todo el tiempo aunque a Nora eso no le agradaba mucho, decía que como podían aguantar tanto tiempo cogidos y ¡Casarse ni loca! No había conseguido pasar más de dos meses con el mismo chico, se mareaba solamente con pensar en matrimonio.

    A este lado en la misma fila se sentaba una pareja, pero esta de chicos, eran propietarios de una cadena de joyería y viajaban por tema de negocios, eran bastante agradables y se presentaron a todos los que estábamos alrededor de ellos, delante mío una mujer amamantaba a su bebe mientras su marido hablaba cortésmente con una de las azafatas ya que los bebes por norma deben viajar cerca de las salidas de emergencia y tendrían que cambiar sus asientos con otras personas.
    No tardaron mucho en acomodarles y dos chicas bastante atractivas por cierto que viajaban por placer ocuparon sus butacas, en apenas cinco minutos mantenían una amistosa conversación con los joyeros, quince minutos más tarde todo el avión estaba completo y todos los pasajeros sentados en sus butacas, todos excepto uno, tres butacas más atrás, en la fila central una de las butacas permanecía vacía, perderá el vuelo, pensé para mis adentros, las puertas se cierran, las azafatas dan las instrucciones pertinentes y se sitúan en sus asientos como todos los demás, vamos a despegar…
    Nora acaba de despertar, lleva más de seis horas durmiento de un tirón y yo ya he terminado casi el libro que compre en el aeropuerto.

    Tengo frío- comento.
    Creo que le pediré a la azafata que suba un poco más la calefacción.

    ¡Por favor Alice! Hace un calor insoportable ¿Cómo puedes decir que hace frío?

    Pues yo tengo frío, pediré una manta así no molestaré a los demás.

    Alice se levanta de su butaca para ir en busca de la azafata cuando…
    Queda de nuevo sentada en ella, pegada a su asiento como si de un imán se tratara, sus ojos totalmente abiertos parecen perdidos en el abismo cuando exclama…

    Es él, Nora es él-

    ¿Cómo?- dice esta.

    Tres butacas más atrás en el centro, piel clara, pelo castaño, es mi perseguidor Nora es él- dice Alice muy asustada.
    No puede ser, porque me tiene que suceder esto a mi ¿Por qué?

    Tranquila Alice, estamos en un avión con casi cuatrocientos pasajeros más no puede hacerte daño aquí, además yo no lo permitiré.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

About this blog

LA CAJA DE MIS SUEÑOS

Mi lista de blogs

  • GROSIR BAJU ANAK - Model : Kaos katun kecil Harga : Rp.7.500 Size : 1Tahun Bahan : Katun Gambar / Motif : Tergantung Stok Warna : Campur Min order : 3 pcs Cara Order / Peme...
    Hace 2 años
  • - Naturaleza caprichosa Se abrían paso en el bosque zarandeando las piernas y agitando los brazos en el aire al ritmo del canturreo de las aves. Alzaban junc...
    Hace 4 años
  • Integración en un cartel de cine - Ayer, me decidí, ha hacer una integración de una foto mía, en un cartel de cine, elegí el cartel de la película Flay Boys, una película que me encanto basa...
    Hace 7 años
  • Al final del tunel - Un túnel cerrado, un suelo falso que se deshace bajo tus pies, una sensación de penosa ingravidez que se apodera de tu corazón. Un paso adelante, otro paso...
    Hace 7 años